En los últimos días hemos vivido la expectativa del «retorno gradual a la normalidad» y también una gran preocupación por la situación en la frontera entre Uruguay y Brasil. El contagio ha aumentado en una región donde a menudo es difícil entender qué medidas tomar, ya que la «frontera» en sí misma solo se expresa en la geografía.

La semana pasada, toda América Latina habló sobre el excelente desempeño de las medidas de distancia social en Uruguay. Hoy contamos 77 días del decreto de emergencia sanitaria del Gobierno. Pero no debemos olvidar que el ejercicio de respetar las medidas, cuidar y cuidar a los demás fue nuestro. Las cifras de Uruguay reflejan el compromiso de la mayoría de los 3,45 millones de uruguayos. Y aún no ha terminado.

Con nuestro vecino Brasil, las cosas han sido completamente diferentes. El análisis de la información que recibimos revela una mala gestión. Los números están en pleno crecimiento (Brasil es el segundo país en número de contagios y ayer pasó a España en número de muertos). La desesperación causada principalmente por la crisis económica, lleva a la reapertura la semana próxima). ¿Puede la economía ser más importante que más de 25 mil vidas?

Numero de casos confirmados en Brasil hasta 27 de mayo.
Numero oficial de muertos por COVID 19 en Brasil, hasta 27 de mayo.

Segura a Onda (Frena La Curva Brasil) hace este llamamiento y nosotros desde ACÁ ESTAMOS nos unimos: es necesario denunciar lo que está ocurriendo en Brasil. Es necesario hacer un llamado a los más de 209 millones de brasileños para mantener la distancia y el cuidado entre todas y todos. Para que no salgan de casa. Para que solo los servicios esenciales estén abiertos y principalmente, que busquen y difundan solamente información segura.